Enseñanza con redes sociales y aprendizaje autorregulado. Un estudio de caso en la universidad

  1. Ana Rodríguez Groba
Supervised by:
  1. Adriana Gewerc Barujel Director
  2. Esther Martínez Piñeiro Director

Defence university: Universidade de Santiago de Compostela

Year of defence: 2019

Committee:
  1. María Lourdes Montero Mesa Chair
  2. Jesús Valverde Berrocoso Secretary
  3. Antonio Moreira Teixeira Committee member

Type: Thesis

Abstract

Esta investigación analiza los procesos de autorregulación del aprendizaje del estudiante universitario en entornos de enseñanza mixtos a través del uso de redes sociales en el contexto de la Educación Superior. Se busca indagar en esta realidad ahondando en el triángulo conceptual compuesto por la autorregulación del alumnado, la propuesta de enseñanza y las redes sociales como entornos para el aprendizaje. La investigación se propone identificar, describir y comprender los procesos de aprendizaje autorregulado que el alumnado universitario pone en marcha en una asignatura que combina escenarios virtuales y presenciales. Para dar respuesta a este objetivo se ha utilizado una metodología de corte cualitativo que permite profundizar y comprender los fenómenos, explorándolos desde la perspectiva de los participantes, centrándose en sus puntos de vista, interpretaciones y significados. Se ha llevado a cabo un estudio de caso en una materia del Área de Enseñanzas Técnicas de una universidad gallega. De entre el alumnado, se seleccionaron tres informantes claves, con distinto nivel de autorregulación, para comprender cómo se enfrentan con diferentes bagajes a una misma situación de enseñanza. Se combinaron distintas técnicas de recogida de datos: observación del espacio presencial y virtual, observación de sesiones de estudio del alumnado y entrevistas en profundidad a docentes y discentes en diferentes momentos del curso. La información recogida se ha analizado -con apoyo del Atlas.ti- en un proceso de reducción, categorización, disposición y trasformación de datos. Los resultados muestran diferencias en las formas de aprender del alumnado, construidas en sus trayectorias previas, que marcan el desarrollo y puesta en marcha de los componentes de la autorregulación: cognición, motivación, comportamiento y contexto -un elemento protagonista que interviene y conjuga los anteriores-. Se evidencia una propuesta de enseñanza que demanda gran autonomía al alumnado y, por lo tanto, una capacidad elevada autorregulación. Se percibe también una brecha entre la realidad de la que parten los estudiantes y lo esperado por los docentes, que acaba por crear dinámicas de búsqueda de ayuda en otros espacios (academias privadas, grupo de iguales y redes sociales paralelas) evitando el apoyo directo del profesorado, cuya relación es sentida por el alumnado como jerárquica. La red social plantea una propuesta que busca que los estudiantes interaccionen, sin embargo, se reproducen aquí las dinámicas que tienen lugar en el espacio presencial. La necesidad de que el docente supervise las intervenciones conlleva a que el alumnado siga sintiendo esa jerarquía y provoca miedo a exponerse. A ello se suma una fórmula de evaluación normativa que acaba por transformar las estrategias de autorregulación del alumnado. La motivación se encuentra en las raíces de lo que sucede en ambos escenarios, decreciendo a medida que avanza el desarrollo de la materia. Se produce también un cambio marcado por la evaluación, pasando de una motivación intrínseca, al inicio del cuatrimestre, hacía una extrínseca. Las redes sociales son entendidas por el alumnado como un espacio académico, distanciado de lo que sucede en sus redes personales. Las creencias y los usos arraigados de aquellas herramientas que nacieron fuera de la educación formal, constituyen barreras que dificultan el uso de las mismas en contextos académicos. Se destaca la necesidad de que las propuestas de enseñanza con redes sociales, u otras herramientas de este tipo, tengan en cuenta el poder de la evaluación si esta entra en juego. Las habilidades de autorregulación con las que el alumnado llega a la universidad influyen, en gran medida, en cómo se adapta a los contenidos, estrategias y propuestas a las que no se han enfrentado hasta el momento. El rol del docente se perfila como fundamental para ayudar a aquellos estudiantes que permanece en una situación de desventaja.